El conocimiento nos libera

El conocimiento de los mecanismos del miedo y de la mente es la esencia de nuestros cursos.

El miedo a volar es una respuesta orgánica casi incontrolable y sus motivos suelen ser insondables. Pero ello no significa que sea un miedo irracional.


Seguramente que usted era una persona que volaba con tranquilidad, pero un día experimentó miedo sin una causa que lo justifique. Desde entonces, el temor ha ido creciendo y ahora mismo se siente incapaz de viajar por avión. 


El motivo más frecuente es sencillamente que usted puede estar atravesando un período de ansiedad que se ha desplazado a los aviones por alguna de las razones más generalizadas. Y usted incluso llega a pensar que su miedo es una señal precisa de peligro, a la que considera como una “llamada cercana”. En consecuencia usted asume que, “si tengo miedo, entonces estoy en peligro”. Llega a creer que su miedo significa que volar es demasiado peligroso, aunque casi seguro que participa en algunas actividades que son mucho más riesgosas que volar. Pero ha desarrollado esta fobia y ha dejado de volar por completo, o tal vez continúe volando con miedo. Usted lucha contra su ansiedad antes y durante el vuelo. Intenta realmente “no tener miedo”, pero sus pensamientos en torbellino le traicionan y lo que sucede es que lo fortifican.


El miedo proviene del cuerpo y la mente responde acorde con lo que su cuerpo siente.


El miedo es una sensación de angustia que se irradia desde el cuerpo. Y cuando usted lo percibe, usted comienza a pensar con miedo. En consecuencia, el sistema nervioso segrega adrenalina y cortisol, las palpitaciones se multiplican, la respiración se hace más agitada, y el temblequeo y las sensaciones físicas se tornan incontrolables. Es un círculo vicioso en el que el cuerpo siente miedo, la mente piensa con más miedo y por lo tanto lo intensifica. Y ambos, el cuerpo y la mente, desean huir de la situación.


La progresión del miedo funciona así en casi la totalidad de los casos. Y en el avión se magnifica debido al desconocimiento, la sensación de encierro y la imposibilidad de poder huir. Usted tiene mucho miedo y piensa con más miedo, y así el miedo continúa creciendo. Entonces usted se desespera y surge otro problema: el miedo a perder el control. El avión está funcionando perfectamente, el resto de los pasajeros se ven relajados, pero usted ya casi no puede pensar y ni siquiera vislumbra que el vuelo y el martirio lleguen a su fin.


Cuanto más miedo siente, más se ralentiza su mente.


Este sistema de respuestas para defendernos del peligro funciona automáticamente. Pero usted puede aprender a gestionarlas y a controlar sus emociones de cara a cualquier situación estresante. 


El origen simbólico del miedo a volar


En casi todos los casos se dice que el miedo a volar carece de fundamentos. Suena bien desde el punto de vista lógico, pero existen motivos, que podríamos llamar analógicos, inconscientes, capaces de movilizar nuestras emociones mediante el empleo de algunos símbolos. Esto suele ocurrir cuando nuestras defensas anímicas están algo débiles y atravesamos periodos de estrés. Es entonces cuando el inconsciente y sus arquetipos pueden cobrar fuerzas y hacerse con el control de sus emociones. Y sin conocimientos y una buena estrategia previamente planificada, usted puede quedar a merced de la situación sin poder controlar el miedo en su cuerpo. Entonces surge otro temor: a perder el control. 


En nuestros cursos usted recibirá la información necesaria acerca del funcionamiento del inconsciente y las técnicas necesarias para que pueda gestionar sus emociones con autoridad y fundamentos. Lo hacemos de modo sencillo y muy fácil de comprender. Esto será una herramienta imprescindible para que pueda gestionar sus emociones, ya sea durante sus vuelos o en cualquier  otra ocasión en la que el estrés juegue en su contra. 


El contenido de los cursos


Con nuestros cursos usted podrá:


- Obtener los conocimientos indispensables de psicología, biología, y de los circuitos de la mente que procesan la información y administran las emociones y el comportamiento


- Anticiparse a la reacción automática del miedo 


- Administrar, controlar su fuerza y mantener el control 


- Gestionar sus pensamientos y sus emociones para retomar la calma. 


Podrá aplicar el mismo método en cualquier otra situación estresante distinta del vuelo, sea en un ascensor, transitando por un túnel, en espacios cerrados, en situaciones de estrés laboral, de conflictos personales, durante estados de tensión o enojo cuando sobrepasen los límites adecuados para su autocontrol. Y también en actividades deportivas, en tertulias, o enfrentando una audiencia, disertando en público (miedo escénico), etc.
 

Reforzará los resultados empleando las técnicas de tensión, relajación y respiración. Y podrá hacerlo incluso a bordo durante sus traslados.


Además, recibirá la información aeronáutica más actual, importante y necesaria. Todo lo que usted necesita saber para volar con conocimiento, antes y durante el vuelo. Ya no más miedo a los ruidos. Y si usted le teme a las turbulencias, pues sin problemas. Asistirá a un curso de meteorología para que se olvide de ellas. 


Ya no más miedo a la turbulencia o a que un fallo pueda afectar la seguridad de su vuelo. Hay mucha información esperándole para que derribe todos los mitos que fortalecen su temor.


¿Luego del curso, puedo volver a tener miedo a volar con el tiempo?


Empleando nuestro método muy pronto olvidará su temor. Y si un día tuviera dudas le daremos todas las respuestas y el respaldo necesario. Son muy pocos los casos en los que esto ha ocurrido y todos se han superado.


                                         Más de 16 años de experiencia 

Si una idea es la causa de un problema, la misma idea no puede ser parte de la solución.

Si una idea es la causa de un problema, la misma idea no puede ser parte de la solución. 



CURSOS PARA CASOS DE EMERGENCIA